En la clase de Mari Carmen han empezado a ver cómo se realizan las restas con llevadas ¡qué difíciles son! Pero, para todo en esta vida siempre hay trucos para hacerlo más fácil. Así pues., han utilizado la súper máquina de restas (y no es una calculadora). Si es que… ¡está todo inventado!

Nuestra máquina consiste en una plantilla plastificada donde el alumnado pone con rotulador las cifras de la resta que quieren realizar. Además, al lado de las unidades de la cifra de arriba tenemos un espacio gris para un tapón que sirve de cifra 1. Una vez que lo hemos utilizado, se “cae por las escaleras” y se suma a las decenas de la cifra de abajo. Así es más fácil acordarse de que “hay que devolver lo que se ha cogido prestado”.

Además, para poder hacerlas hemos utilizado una escalera de números que el personaje OIaf tiene que ir subiendo. De esta manera los niños van contando los saltitos que Olaf va subiendo.

Como recompensa por haber afianzado la mecánica de las restas con llevadas, realizaron un juego “Lanza y adivina” que se trata de un juego similar a la oca en el que en cada casilla tienen un enigma matemático para resolver.

“Las matemáticas tienen belleza y romance. El mundo de las matemáticas no es un lugar aburrido en el que estar. Es un lugar extraordinario; merece la pena pasar el tiempo allí” Marcus du Sautoy (profesor de matemáticas de la Universidad de Oxford).

Para visualizar las fotos pincha aquí

   

Youtube